¿El dinero atrae a las mujeres?

Si pensaste que llenar de regalos caros,joyería, automóviles,etc a tu pareja y traer un Lamborghini es símbolo de tener una mujer fiel a ti, y que hará todo lo posible en su poder por no dejarte ir, estás muy pero muy equivocado, sigue leyendo para revelar el porqué el dinero ya no te puede salvar en nuestra sociedad moderna si eres demasiado sumiso.

 

Hoy en día, en nuestra sociedad occidental, donde las mujeres jóvenes y atractivas están excesivamente bien provistas de todo lo que necesitan, el hombre “proveedor” ya no es tan valioso e indispensable como antes.

​Era una cosa completamente distinta ser financieramente estable, en un mundo donde las mujeres tenían muy pocos prospectos para ganar para ellas mismas y no solo eso, dónde la sociedad excluía automáticamente de manera grosera a cualquier mujer que tuviera sexo fuera del matrimonio o en una relación con un compromiso bastante grande.
Y ahora es otra cosa, cuando las mujeres no solamente pueden sostenerse financieramente por ellas mismas, además de eso ya no sufren ninguna consecuencia grave de tener sexo con hombres fuera del matrimonio o relaciones de compromiso. Ya no necesitan limitarse a los márgenes de tradicional “hombre proveedor beta”. En vez de eso, pueden tener sexo con quien sea que encuentren atractivo y hacerlo sin la presión del matrimonio/familia metidos en su cabeza a la fuerza por la sociedad por un costo.


En otra era, los sueños de ese hombre se volverían realidad. Una mujer atractiva tendría un gran incentivo para quedarse con alguien exitoso y adinerado, sea un hombre beta o no. En los “viejos tiempos”, tal mujer no podía ganar tanto dinero por cuenta propia y el avergonzamiento público la prevendría de esperar demasiado tiempo para “asentarse” con un hombre o entrar en juego con hombres más atractivos pero financieramente menos estables fuera del matrimonio.

Te preguntarás ¿qué hacían las mujeres en esas épocas pasadas?.
Se quedaban con un hombre estable y confiable, tal vez no necesariamente sexualmente emocionante (aunque debo admitir que había suertudas que si lograban conseguir parejas más balanceadas).  Tenía entendido que casi siempre era su mejor opción. Tal vez, mucho después en el camino, desarrollaría un sentimiento genuino de afecto por su esposo , gracias a su habilidad de proveer de cosas aún cuando no fuera el hombre más atractivo con el que pudiera tener sexo.
Como es bien sabido, las mujeres odian a los hombres beta. Dada la oportunidad de elección entre un hombre suplicante y débil al que puede controlar/sacar recursos fácilmente con el chasquido de sus dedos y un hombre que es más seguro de sí mismo, confiado y líder, la mayoría de las mujeres escogerían la última opción. En el pasado, los hombres débiles estaban protegidos de esta realidad.

 

Pongamos un caso práctico.
Ilustremos a una mujer joven de hoy en día:Es una joven atractiva, probablemente en su pico de atractivo sexual, tiene todo lo básico que necesita. Tiene refugio, comida y protección, todo prácticamente gracias a sus padres y un circulo cercano de familia/amigos.
Está segura, protegida y bien provista.

En caso de que alguna de las cosas anteriores llegase a faltar, tiene un ejército de “caballeros blancos” (poco atractivos pero desesperados y persistentes) para protegerla de cualquier cruda realidad.
En serio quiero que te preguntes lo siguiente: En base a lo descrito anteriormente ¿qué crees que necesite realmente una mujer como ella?
La respuesta es: en realidad no mucho, esta realidad prácticamente resuelve el debate “dinero mata carita”, debemos entender con qué clase de mujeres estamos lidiando. Si tienes a una mujer como ella, entendemos que para ella, el dinero (y la capacidad de proveer)  puede resultar menos atractivo de lo que pensamos.
El banquero/abogado/consultor exitoso con  miles de dólares en ganancias no es mucho mejor que el “pobre(monetariamente hablando)” chico popular , el muerto de hambre pero encantador artista o el atleta semi profesional que lucha arduamente por sobrevivir día a día. La provisión exagerada de atención y opciones, permite a estos chicos competir el uno al otro al mismo nivel sin que el flujo de efectivo permita una ventaja.
Por lo tanto, cuando se persigue a una mujer similar al ejemplo anterior, (joven, bonita, clase media y en su mejor momento) el dinero es usado principalmente para mejorar algunos aspectos pero no son un sustituto del “juego de la atracción”.

Para bien o para mal, las mujeres son libres ahora. En la actualidad pueden hacer las elecciones sexuales que siempre quisieron tener, elecciones dictadas por su promiscuidad natural. Miles de millones de hombres no tienen otra opción más que mejorar ellos mismos y ser sexualmente más atractivo, todo con un único fin; que una mujer atractiva, lo escoja por encima de la sobre-abundancia de opciones que tiene a su disposición. Eso o sufrir las consecuencias (rechazo, largas sequías de actividad sexual, “extorsiones” vergonzosas de bienes ,entre miles de cosas más).
Lo quieras admitir o no, las mujeres dejaron sus condiciones bastante claras – betas necesitados y otros “wanna be” proveedores no necesitan aplicar. Los hombres se deben adaptar a esta realidad o aceptar la eterna frustración en el mundo de la atracción sexual.
No hay puntos medios.

2 respuestas a “¿El dinero atrae a las mujeres?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s