Por qué no debemos aplaudir la mediocridad de los latinoamericanos en las olimpiadas.

Nos emocionamos cuando uno de nuestros compatriotas ganó UNA sola medalla en toda la competencia, todo el mundo voltea a ver a los latinoamericanos como unos “competidores” más, los que siempre ocupan las últimas posiciones, los de relleno, a excepción de alguno que otro caso que han sobresalido y por ende se vuelven leyendas en sus respectivos países.
Nosotros mismos promovemos estas situaciones, aún cuando el gobierno y las instituciones dedicadas a “promover” y a “apoyar” el deporte en nuestro países desvíen recursos, no propongan de manera correcta los caminos a seguir, los peldaños a escalar de todos los aspirantes. Todo eso es solo una pequeña parte de lo que significa y en verdad hace que un deportista profesional, se suba al podio en su respectiva rama.

 

El gobierno solo tiene una pequeña parte de la culpa.

​Desde que se inventaron las excusas se acabaron los pretextos, sabemos que el desvío de recursos, la falta de apoyo e incentivos para los deportistas latinoamericanos y la corrupción en general es una plaga que azota a todos desde hace mucho tiempo. Si, también es la razón por la cual ningún país de este lado del continente sobresale en el medallero general. Es una desventaja que desde que salen de casa tienen, ¿pero la falta de apoyo realmente es la excusa para un pobre desempeño en las olimpiadas?.
​¿En verdad crees que una persona dedicada, motivada, llena de hambre de triunfo y con esa pizca de talento que definitivamente no todos tienen como Michael Phelps, quedaría en las sombras con apoyo de un gobierno “pobre” si viviera en México, en Venezuela, en Guatemala o en algún otro país?  Personalmente lo dudo mucho, la prueba máxima de esfuerzo dedicación, sacrificio y triunfo, son los atletas salidos del continente africano, con un apoyo casi nulo por parte de su gobierno logran ganar medallas y sumar triunfos a sus países en las actividades en las que son realmente fuertes como atletismo o resistencia.


 

Mentalidad mediocre.

Los entrenadores, la gente que los rodea, sus familiares y las personas que están representadas por la bandera que llevan consigo tienen todo el derecho de exigirles lo máximo, calificaciones máximas, los mejores tiempos, las mejores patadas, etc.
Así como nuestras familias, nuestros empleos y las personas que dependen de nosotros nos exigen dar más, conseguir más y superarnos es exactamente lo mismo para ellos.
¿Esas personas que te necesitan y te rodean, se conforman con un trabajo mal pagado? ¿Esas personas promueven la mediocridad en ti diciendo, “bueno al menos lo intentaste” pero continúa siendo un mediocre? ¿Te felicitan por que te vaya mal en la vida, se enorgullecen por ese estilo de vida?
Si este contraste te suena ridículo, no lo es. Es exactamente es el mismo argumento para atletas profesionales, como para el oficinista, para el padre de familia y cualquier persona que tiene que dar lo máximo de sí mismo para destacar en la rama que haya elegido como estilo de vida , lo cual nos lleva al siguiente punto.


 

No se envían participantes al azar.

Un argumento que intenta defender lo indefendible es: “al menos llegaron hasta allá, ¿por qué no lo haces mejor tu?” , de los argumentos más ridículos que podemos encontrar en redes, defendiendo a atletas que en están a muy poco de ser consideradas obesas como Alexa Moreno. Definitivamente el físico en muchas actividades olímpicas es lo de menos pero ahora las personas toman eso como excusa para defender el pésimo rendimiento de los atletas que fueron allá, bien o mal financiados, a representarnos a todos.
Toman como excusa que una persona que eligió como profesión o estilo de vida ser ingeniero, ser albañil, ser doctor o ser un emprendedor pueda ir a defender su opinión contra un atleta profesional.
El gobierno no hace elecciones aleatorias, no “aventamos” a la línea de fuego a personas comunes y corrientes en una llamado a filas estilo “Hunger Games” donde un pobre diablo sin habilidades va a dar su máximo esfuerzo y es aplaudible que quede en último lugar.
Esas personas eligieron ser arqueras, eligieron ser gimnastas, boxeadores, nadadores etc, como una profesión y un estilo de vida.Si, efectivamente tienen otras cosas, preocupaciones y obligaciones en sus vidas pero como todas las personas triunfadoras: tienen que superar eso y brillar en lo que eligieron como estilo de vida. Son profesionales que dedican horas y días a sus entrenamientos, son profesionales que bien o mal reciben apoyo de los impuestos de la gente del pueblo y aún más importante que eso ellos ELIGIERON esa profesión.

 


La mentalidad : “El chileno no puede competir contra el europeo, el venezolano no puede correr más que el jamaiquino” inicia desde nosotros, desde que permitimos y promovemos la mediocridad mintiéndonos a nosotros mismos que “el participar en los juegos” es más que suficiente, el tener presencia ahí aunque quede en último lugar es un logro máximo. Sabemos el esfuerzo y victorias que tiene que conseguir un atleta para llegar a los juegos olímpicos, pero el llegar ahí y felicitarlos por llegar en último lugar es lo que promueve la mediocridad, promueve la mentalidad derrotista clásica de cualquier latinoamericano y es lo que hace continuar el circulo vicioso de fracasos.
La presión e inconformidad puede mover a los atletas y aún más importante, las organizaciones que gestionan el deporte en nuestros países. No hay excusas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s