5 maneras de disculparse sin perder tu dignidad.

La palabra “disculpa” tiene dos significados para los hombres comunes, puede significar que cometiste un error terrible y con las orejas hacia abajo, tienes que ir a poner cara de idiota para pedir una disculpa. La otra es simplemente un gesto débil que te vuelve sumiso y al mismo tiempo te degrada ante otros con culpa e inseguridad.
Sin embargo hay ocasiones en las que cruzas esa línea y tus instintos morales salen a la luz, alertando de esta infracción. Cometiste un error, lastimaste a alguien (idealmente a alguien que te importa), y es hora de admitir tus acciones. En este punto disculparse no es someterse a las reglas del feminismo o sentirte impotente por lo que la sociedad y presión social diga, más bien todo se trata de aceptar responsabilidad personal. un rasgo y cualidad que cualquier hombre decente DEBE poseer.
Aquí mostramos cómo pedir disculpas y no abandonar tu dignidad en el proceso (en este caso, hacía una mujer).

La disculpa condicional.

Resultado de imagen para heart hair on the chestEs típica mente empleada cuando has hecho algo que puedes defender y en algo que crees pero que puedes entender razonablemente porque una mujer pudiese ser lastimada con dichas acciones ej: Cuando volteas a ver a una chica sumamente atractiva en la calle o hacer la platica con su mejor (y más atractiva) amiga mientras esta alado tuyo en el bar. Cuando eres confrontado, te disculpas condicionalmente, especificando los términos de tu disculpa.
De esta manera das a entender que comprendes la intención y consecuencias de tus acciones, así que mientras respetas los sentimientos de la mujer en relación a tus acciones, pones claramente en la mesa que puedes y podrás hacer lo que hiciste anteriormente una y otra vez si lo deseas por que esta en la base de tus principios (buenos o malos), aún cuando esto signifique entrar en conflicto con sus sentimientos.
Es un arma de dos filos pero te puedo asegurar que nunca puedes perder nada, si se aleja por poner tus principios ante todo, entonces no es la persona correcta para tí, si acepta ese hecho y vuelve a ti entonces tienes a una mujer valiosa , ¿que tienes que perder por poner tu hombría primero? Nada.

 

La disculpa proactiva.

Resultado de imagen para playful apologyLa disculpa proactiva se realiza cuando una mujer viene hacia ti con un problema o tu cometes un error honesto (ejemplo: llegas tarde a una cita por estar en tu trabajo), normalmente esto con la esperanza de obtener la atención y simpatía que los betas le han dado esto en el pasado.
En este caso es perfectamente razonable decir “lo siento” pero necesitas una solución inmediata a tus acciones. De esta manera ofreces un recurso adicional con una alternativa.
Un ejemplo de esto es ver a tu cita sentada en la banca del parque esperándote y llevas 20 minutos de retraso “Hola, lo siento por mi tardanza, tuve que terminar un proyecto “x” que es para mañana- oye conozco un buen lugar de tacos a dos calles de aquí, tienes hambre?”
Aquí, la disculpa indica que tienes conciencia social de tu tardanza pero la acción consiguiente demuestra que estás dos pasos adelante de tus tropiezos. Desde aquí puede tragarse su enojo, pero con el tiempo, tal vez no de manera inmediata, podrá comenzar a admirar tu iniciativa y habilidad de pensamiento proactivo.
Yo personalmente no uso la disculpa a menos que sea muy necesaria cuando llego tarde, al contrario de una disculpa, agradezco tomarse el tiempo de esperarme y  de esta manera continúa todas las actividades a realizar.
**La disculpa proactiva no necesariamente es aplicable únicamente cuando tienes problemas de puntualidad**

 

La disculpa juguetona.

Resultado de imagen para ImagenEl niño que no debe tomar galletas de la jarra de mamá y lo aprenden en el acto, se disculpa (pero aún así se lleva la galleta en su mano).
Es un poco difícil de llevar a cabo ya que la diversión y una disculpa no se llevan de la mano pero si logras diferenciar una de la otra puedes llevarla a cabo.
En pocas palabras, la disculpa juguetona se puede implementar cuando haces algo indebido pero con la misma inercia de las acciones, puedes pedir redención con un poco de juego y risa al respecto. Tu personalidad y tono de disculpa será más honesto y creíble si lo llevas a la práctica, además las mujeres respetarán aún más ese rasgo de ti.
Ej: Tu novia o cita tropieza porque pusiste tu pie sin querer enfrente de ella, puedes decir un pequeño chiste diciendo que tienes los pies grandes , levantárla, pedir una disculpa por tu pies enormes y continuar con la vida.

 

La disculpa anti-disculpa.

Todos conocemos esta disculpa. Es una disculpa en la cual uno acepta el tropiezo sin quebrarse la cabeza con culpa. Una disculpa anti-disculpa es implementada perfectamente en momentos de error moderados, chocar con el hombro a una mujer en el supermercado o cuestionar porque una se corta tanto el cabello cuando en realidad tiene un problema de pérdida de cabello.
Este tipo de disculpa normalmente se desencadena del “error honesto”, donde posiblemente juzgamos erróneamente o nos comportamos mal en un lapso de tiempo corto y seguimos con nuestra vida casualmente. Puedes aplicar el conocido “discúlpeme” o “perdón no quise molestarla” y dejar caer la culpa por tu hombro. Simple, directo y efectivo.

 

La disculpa genuina.

Echaste a perder todo. Hiciste un mal chiste acerca de la abuela enferma de tu novia (que fue genuinamente gracioso pero simplemente incorrecto en el momento), olvidaste el cumpleaños de esa mujer especial o aniversario y lo pasaste completamente desapercibido hiriendo sus sentimientos y expectativas en el proceso.
Este es el momento en el cual tu voz baja de volumen, con las palmas abiertas coincides con sus ojos y mientras te concentras en su tabique nasal, salen de tu boca esas palabras de arrepentimiento que dios nos dio. La disculpa genuina es típicamente reservada para las mujeres que en verdad te importan en tu vida, porque respetas sus sentimientos aun cuando la mitad del tiempo esos sentimientos entren en conflicto con tu sentido lógico.
Todos cometemos errores, pero es cuando nos damos cuenta que apuntarlos hacia lo correcto que nos separamos de los tontos. Aquí, decir “lo siento” no es una forma de suplicación de ninguna clase, al contrario es prueba de tu consentimiento y alta moral.
Decir las palabras son muestra de empatía, cosa que toda mujer respeta si viene de una parte genuina de tu forma de ser y no es simplemente concedida en un intento por ganar su aprobación o “ganártela” de nuevo.

Como ya sabemos, una gran parte de nuestra comunicación se realiza de manera no verbal donde la tonalidad y al lenguaje corporal juegan un rol importante.
Las palabras se las lleva el viento, lo que importa es el verdadero significado y el temperamento con las que se entregan. “Lo siento” se ha convertido en una palabra de sumisión en el mundo de los hombres, en realidad no tiene un impacto dañino siempre y cuando se use con dignidad y propósito.
Las disculpas no son para ser aceptado, sino de cuándo son aceptables.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s