De antisocial a extrovertido en sólo unos pasos

No se ustedes, pero algunas veces me siento anti-social.  Hay ocasiones en las que estoy trabajando en un proyecto grande e importante en mi empresa, por esta razón trato de evitar conversaciones pequeñas aquí y allá para que pueda terminar mis trabajos en tiempo y forma. Después de un tiempo prolongado reforzando este hábito, termina siendo más difícil conectarme con las personas.
Si eliges evitar conversar con personas constantemente, tu cerebro aprende que las conversaciones son difíciles. Si lo evitas el tiempo suficiente olvidarás cómo hacerlo adecuadamente.
Si acoplas este hábito a tu vida, tu cerebro va a pasar menos tiempo pensando en cosas externas y por consiguiente, estará concentrado en las cosas internas.
Probablemente este tipo de joyitas sean familiares para ti.

  • “No tengo nada que decir.”
  • “Creo que no le gusto.”
  • “Estas personas son mejores que yo.”

La buena noticia es que esto le pasa a todo mundo pero, ¿qué puedes hacer para salir de ahí?.

Decir algo es mejor que no decir nada.

Cada vez que eliges quedarte callado en vez de decir algo (lo que sea), haces que sea más difícil ser social. La próxima ocasión que te enfrentes a la misma situación, es más probable que tomes la misma decisión que tomaste la última vez.
Aún cuando estas pequeñas interacciones en el mundo exterior duren 10 segundos y luego vuelvan a ser silencio, decidir decir algo es psicológicamente mejor para ti que dejarlo en la cabeza.
Con el tiempo notarás un incremento en tu seguridad. Te vas a sentir más cómodo rodeado de gente, más motivado a hablar y tendrás más ganas de tomar riesgos grandes si solamente abres tu boca y lo haces.

Contacto visual y sonrisa.

Haz esto lo más seguido posible sin perder el sentido de la normalidad para no parecer un pervertido o acosador. Sé creativo y prueba nuevas formas de hacerlo. Cuando empiecen a devolverte la sonrisa, notarás que no es tan malo como parece y te preparas para el siguiente punto.

Dí hola cuando vayas caminando.

Prueba esto hasta que consigas respuestas positivas y te sientas cómodo con ello.

Haz observaciones rápidas como “oh que lindo perro” o “linda camiseta”.

Termina la conversación ahí. No necesariamente tienes que parecer un idiota lanzando esta línea inicial. Lo importante es que de esta manera puedas sentirte más cómodo.

Haz un esfuerzo real para continuar una conversación inicial en CUALQUIER dirección.

Resultado de imagen para AdivinaciónSólo dí cualquier cosa después de la introducción. “¿De dónde eres?” , “¿Cómo se llama tu perrito?” o si deseas terminar la conversación puedes utilizar algo como “parece como si fueras a algún lugar importante”. Puedes intentar esto de diferentes maneras con muchas personas hasta que logres romper el hielo “inicial” con extraños y logres tener las reacciones que deseas.
Sí esto parece difícil para ti, lo más probable es que hayas omitido pasos anteriores.

Haz preguntas que hagan pensar a la otra persona.

En realidad esto debería ser una regla general para la socialización y aquellos que desean ligar con una mujer. Las personas que hacen preguntas abiertas y no las que solamente se responden con un “si” o “no” tienden a ser más interesantes o por lo menos generan más interés aún cuando este sea casi inexistente.
Cuando pones a pensar a una persona de tal manera puedes esperar una mejor probabilidad de respuesta positiva que al mismo tiempo, hará que te sientas más seguro.

Invita personas a cosas que organices. Haz que tus amigos inviten a amigos que no conoces.

Una excelente manera de obtener contactos y crear vínculos. No todo necesariamente tiene que tener tintes de coqueteo o conquista. Los lazos laborales y sociales nunca están de más para absolutamente nadie.
Para este punto ya habrás construido bastante confianza y rigidez. Estás tomando mayores riesgos que cuando iniciaste y haz adaptado el hábito de hacer y decir las cosas en vez de dejarlas en tu mente diciendo ALGO.
Claro que esto no es el fin del camino. Es únicamente la base sólida de lo que te deja tomar el control en tu vida social.
Desde aquí, tú decides qué riesgos tomar y en qué dirección deseas crecer. Si tienes dificultad llevando a cabo alguno de los pasos, crea tus propios mini pasos para llegar al objetivo.
Así que levanta tu trasero de ese asiento y dí algo (¡lo que sea!) a la siguiente persona que pase a lado tuyo. Es una habilidad que desarrollas haciéndola, no algo con lo que naces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s