3 Maneras para dejar de ser una perra.

Vivimos en la era de la debilidad. El hombre moderno se convierte más y más en una pequeña rata asustada. Desde el temor constante a su jefe de oficina hasta vivir bajo el control de su novia mandona, el hombre moderno ha sacrificado muchas cosas que lo hacen ser un verdadero hombre. Por si fuera poco, estos comportamientos débiles no son suficientes, sus cuerpos son tan suaves y frágiles, que podrían ser usados para un comercial de toallitas de bebés, sus estilos son más cercanos a la moda femenina.
Aquí cubrimos las 3 formas más comunes en las que los hombres muestran debilidad en la vida diaria.

Deja de disculparte.

Resultado de imagen para women more than menEntiendo que hay situaciones que ameritan una disculpa genuina y honesta, pero son escasas y raras comparado a las veces que he escuchado esta maldita palabra siendo usada. Escucho frecuentemente a hombres disculpándose por las cosas más estúpidas y triviales a diario. El día de ayer un hombre se disculpó conmigo en repetidas ocasiones en el gimnasio, mientras se trasladaba por detrás mío para conseguir un par de mancuernas. En realidad no tenía que moverme, tenía suficiente espacio para llegar a ellas y tomarlas. Por mucho un “con permiso”, hubiese sido suficiente en la primera ocasión, pero no, tenía tanto miedo de que me fuese a ofender, que siguió llorando con un “perdón, perdón” como un pequeño perrito.
Otra situación similar se vive en el gimnasio cuando algunas personas que contratan entrenadores personales y tienen problemas para aprender un nuevo ejercicio. El primer instinto que tienen es disculparse. ¡Por favor! Están ahí para aprender y además están pagando por el servicio, ¿por qué se disculpan si están frustrados?
Deja de disculparte por todo a donde quiera que vayas. No estás lastimando los sentimientos de nada ni nadie, y si lo haces algunas veces, no es el fin del mundo si no te disculpas. Actualmente prefiero tener un momento incómodo en mi interior y voltear a otro lado por no disculparme, que arriesgarme a volverme adicto a su uso y ser una perra. En las raras ocasiones que hayas lastimado a alguien, es mejor solucionar el problema que bombardear la situación con una tormenta de “disculpas”.

Deja de explicar todas tus acciones.

El instinto de muchos hombres cuando dicen algo que no es recibido con aceptación y elogios, es empezar a razonar lo que acaban de decir. Esto grita a los cuatro vientos inseguridad y falta de confianza en sí mismo.Resultado de imagen para sitting
Hace unos cuantos días tuve que hacer una confrontación con una de las chicas que tengo a mi cargo ya que hice recontratación en mi empresa. Iba a quitarle unos meses de antigüedad a cambio de unas prestaciones y seguridad laboral. Sabía que esta situación involucraba que posiblemente tenía que dar algunas explicaciones, así que me preparé. Al momento de hacer la discusión, simplemente le dije ” esa es nuestra nueva forma de trabajo”. Claro que me preguntó por qué, pero en vez de justificar mis acciones y contar toda la historia, le dije que así eran las cosas ahora y que si había algún problema (sin imponer una cara desafiante o de mal humor). Entendió su lugar en la jerarquía y volvió a sus actividades sin mostrar enfado ni frustración.
Si no consigues validación instantánea por algo que dices, está bien. Deja el balón del otro lado de la cancha para que ellos hagan una pregunta o una contra oferta antes de que empieces a quebrarte la cabeza, analizando lo que acabas de decir.

Deja de quejarte.

Todos tenemos un amigo o familiar que se queja mucho. ¿Piensas que esa persona es fuerte? No, la realidad es que son débiles. Su necesidad constante de expresar que las cosas no van como ellos quieren es simplemente hartante. Cuando te quejas, adoptas una de las características clásicas de una verdadera perra. Cuando te quejas, lo que en realidad estás dando a entender es: “no me gusta la forma en la que van las cosas, pero son demasiado perezoso o miedoso para hacer algo al respecto así que mejor te cuento de ello”.
¿Alguna vez has salido con una chica que sólo se queja de todo, todo el tiempo? Es lo peor y la descalifica automáticamente para algo de largo plazo. La realidad es que no es muy diferente a cuando TU te quejas. Hartas a todos los que reciben tus quejas diariamente y te condicionas a que llores al respecto en vez de subir tus pantalones y hacer algo al respecto.

Deja de reírte por todo.

He visto a muchos hombres reír como idiotas en público, escribir en texto “LOL”, “HAHAHAHAHAHA”. ¡deja de hacerlo maldita sea!. Ese mensaje que envió tu pretendiente no es gracioso por ningún lado. Si estás viendo un video gracioso en YouTube con un grupo de personas, está bien no encontrarlo gracioso. No forces una risa para hacer sentir bien a alguien más.
De cualquier manera, tú y el que cuenta el chiste van a vivir y tu puedes mantener tu dignidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s