¿Por qué muchas mujeres son promiscuas?

Hoy en día no es raro para una mujer joven volverse sexualmente activa en la secundaria o preparatoria y continuar con esta tendencia hasta la universidad y más. La mayoría de estas relaciones no tienen mucha duración. Una vez que estos chicos consiguen su objetivo (mojar su pene), siguen adelante con sus vidas, así que no es nada raro que las mujeres que conocemos hoy en día acumulen un número impresionante de penes en sus vaginas antes de que empiecen a sentar cabeza y tranquilizar su vida salvaje.
En otras palabras, las chicas de hoy en día la tienen muy fácil para volverse putas y ni siquiera darse cuenta de ello.
Claro que estas chicas no están teniendo sexo solas. ¿Acaso los hombres no son promiscuos también? Las mujeres promiscuas no se acuestan con todos los hombres. Se acuestan con los más deseables. Los poco atractivos consiguen muy poca acción, y a veces ni siquiera eso.

Por qué SOLO las mujeres son putas.

6ff5bc016c9f3589d672abf0c261eb8cPodrás estar pensando que lo que escribo en este momento es de doble moral. ¿Los hombres que se acuestan con muchas mujeres también podrían considerarse “putas”? En un mundo ideal y “justo” la respuesta sería SI. Pero la vida no es justa. Nuestra sociedad reconoce que hay algo malo en las mujeres que se acuestan con miles de sujetos así que la palabra “puta” siempre se refiere a una mujer. El término “puto” tiene un significado completamente distinto.
Ahora, muchos lectores preguntarán lo obvio: ¿Qué tiene de malo una mujer que abre las piernas fácilmente? La respuesta está en la biología. Para un hombre, el precio de tener sexo es bastante bajo. La inversión realizada consiste en unos momentos de penetración y placer. Por otro lado, el precio de las mujeres por tener sexo había sido bastante alto hasta estos últimos días.
Para las mujeres, tener sexo puede resultar en un embarazo de casi diez meses. Si una mujer decidía abrir sus piernas con un hombre que no estaba dispuesto o no podía proveer, entonces ella literalmente ponía en riesgo su vida y la de su nonato.
Nuestra cultura evolucionó (lamentablemente) a reconocer que las vaginas simplemente cargan un valor mayor que un pene. Una de las maneras en que la sociedad alentaba a las mujeres a valorarse a sí mismas, era excluyendo a aquellas que no lo hacían. El matrimonio evolucionó para apoyar esta moción. Las mujeres cambiaban placer sexo y complacencias en sus épocas de alto valor en el mercado sexual a cambio de ser mantenidas más adelante en la vida.
Para sorpresa de todos, eran las mujeres quienes en realidad cargaban con la responsabilidad de poner en orden a las demás (por decisión propia). Las mujeres veían a las mujeres “fáciles” como una amenaza porque podían robar esposos de otras. Las mujeres fáciles bajaban el valor sexual de las demás. Si un hombre de valor podía obtener lo que quería de manera barata y fácil por otro lado, entonces era menos probable que ese hombre mantuviera o decidiera comprometerse. Es por ello que las mujeres excluían a las mujeres promiscuas del resto de la sociedad. Una manera de hacerlo era llamándolas zorras, putas, baratas, etc.

La pastilla.

La pastilla hizo que el sexo fuera menos costoso para las mujeres. Por primera vez en la historia (con su introducción en 1960), las mujeres podían controlar su fertilidad. Ahora las mujeres podían comportarse como hombres cuando se trataba de tener sexo.
Por obvias razones, mientras más mujeres se volvían promiscuas, los cimientos culturales antiguos empezaron a desaparecer. La institución de aquellas mujeres que excluían a otras desapareció. Después de todo, ¿Como es que una ex-mujerzuela podría llamar puta, a una chica joven haciendo exactamente lo que ella hacía cuando era joven?.
Otras instituciones que estaban relacionadas con otros órdenes biológicos también empezaron a sufrir las consecuencias. El sexo fuera del matrimonio era más fácil de conseguir por lo que declinó el incentivo de los hombres a casarse. Madres que habían montado el carrusel de penes durante su juventud no podían enseñar a sus hijas a ser castas por lo que generaciones de mujeres, están siendo criadas a considerar su sexualidad algo que puede ser entregado como si fuera cualquier cosa.

Los medios.

Otro factor que coincidió con la llegada de la pastilla es que Hollywood y otros medios empezaron a alentar activamente el comportamiento promiscuo de las mujeres. Casi todo esto fue el resultado del empuje del feminismo a la igualdad de género. Si los hombres podían acostarse con quien fuese con poca desaprobación, las mujeres deberían de obtener el mismo beneficio. 
Las películas que veo recientemente en el cine, aquellas populares series e inclusive los comerciales de TV. que salen al aire en hora familiar, apoyan la moción de que las mujeres pueden jugar con los sentimientos, besar y acostarse con tres o cuatro al mismo tiempo mientras se sale con la suya y nos intentan vender que aquel comportamiento irracional, es premiado con gran satisfacción.
El mensaje de que la promiscuidad es buena está siendo extendido por todos los rincones del mundo occidental. Una verdadera lástima que la gente detrás de todo esto, enseñe a las chicas de las más recientes generaciones, que la virginidad es una carga horrenda y deben de perderla en la primera oportunidad que se presente.

La pastilla y los medios son los actores (o villanos) más importantes en esta lamentable situación en donde nuestra cultura alienta a las mujeres (y hombres) a ser tan promiscuos como sea posible. Aún con todo esto en contra, no se ha podido borrar la huella que ha dejado años de evolución, con todo esto aclarado,  la mujer de hoy en día aborrece ser llamada puta, sin importar que la gente le diga que es una medalla de honor portar tal título (y aún cuando merezca esa y más medallas).
Desafortunadamente para nosotros, parece ser que tendremos que vivir con este mal por algunos años más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s