Señales de que un hombre es un cuck.

La definición de Wikipedia dice: “Un cornudo o cuck es el esposo de una mujer adúltera. En biología evolutiva, el término también se aplica a los hombres que están haciendo una inversión parental en hijos que no son genéticamente suyos”
En resumen, ser un cuck no es una posición deseable para ningún hombre masculino con un poco de respeto a sí mismo. De hecho hoy en día, el término es usado para describir a hombres que son percibidos como débiles, afeminados o que disfrutan que se burlen de ellos y sean humillados.
Estos hombres pueden ser identificados cuando muestras uno o varios de los siguientes comportamientos:

Se casa con una mujer mayor.

El valor de una mujer depende mucho de su fertilidad y belleza que están prácticamente asociadas con la juventud. El valor de un hombre depende de sus recursos, intelecto y carácter. Todas estas cosas se construyen a prueba y error a lo largo de la vida. En resumen, es completamente absurdo pensar que un hombre quiera comprometerse en una relación con una mujer más vieja por medio del matrimonio.
Un par de años, 1 o 2 más grande puede ser aceptable, en especial si fue tu amor en la primaria, universidad o se conocieron por amigos en común.
El verdadero rey de los cucks que se encuentra en el foco de todo el mundo es el presidente francés Emmanuel Macron, cuya esposa es casi 25 años mayor que él. Así que solo hay unas pocas posibilidades: su matrimonio es una farsa, Emmanuel tiene una enfermedad mental o solo es un idiota masoquista que disfruta como el mundo entero ríe de él y su falta de respeto a sí mismo.

Usa la camiseta deportiva de otro hombre.

Esta es probablemente la manera más fácil de que un hombre se “auto-cuckee” ya que no hay asociación o contacto directo con el sexo opuesto.
Salir a la calle y gastar más de 100 dólares en la camiseta deportiva de un hombre alfa multimillonario y usarla en público es una de las cosas más cuck que un hombre adulto puede hacer. El hombre detrás del número y nombre no le importa un carajo tu existencia, pero está más que feliz de continuar con su estilo de vida de playboy-alfa-ultra masculino (y disfrutar el marketing gratuito), a expensas de ti.

 

Deja que su esposa sea la reina de la casa.

Había un dicho que decía: “el hogar de un hombre es su castillo”. Su casa era su fortaleza, su ciudadela. Un santuario para el respeto familiar y autoridad después de tener que soportar AL MENOS 40 horas de trabajo bajo el yugo de otro líder (jefe en turno). Era su recompensa por ganar el dinero para poder pagar por ese castillo además de traer comida para satisfacer su estómago, el de su esposa e hijos.
Ahora pensar en eso es demasiado “patriarca”. Un verdadero cuck deja que su mujer lo regañe, grite y humille en su propia casa. Probablemente sepa que se lo merece, porque “se pasó de la raya” o porque no estaba “atendiendo sus necesidades”. Es perfectamente aceptable que ella lo emascule en su propia casa.

Se casa con una madre soltera.

Hemos discutido con anterioridad por qué es una pésima idea salir con una madre soltera. Sin embargo casarse con una, lleva todas las cosas a un nuevo nivel.
Un clásico de un verdadero cuck. Un hombre que arriesga la mitad de sus pertenencias de toda su vida, con una mujer y además de eso ayuda a criar y a apoyar económicamente a sus hijos ( que a final del día fueron el resultado del orgasmo de otro hombre), lo convierte en todo un beta de otro nivel.
Por más de dos décadas será emasculado con gritos diciendo “¡tu no eres mi padre”, en eventos sociales de padres dirán “no le veo parecido alguno”, y lo mejor de todo serán esas visitas “sorpresa” del padre biológico con su nueva, flamante, joven y sensual mujer actual.
¡Así que sube tus pantalones y cásate con una madre soltera!

Deja que otro hombre se acueste con su novia/esposa.

No entiendo cómo es que algo tan desagradable se pudo haber vuelto tan popular hoy en día. ¿Por qué tirar a la basura una relación feliz y estable?. Dejar que seas un cuck por convicción propia o acoplar a tu vida una relación “polígama”, una en la cual tu esposa o novia tiene permitido salir y tener relaciones sexuales con otros hombres. O al menos dejarla tener una cuenta en Tinder para tener “algo” con esos sujetos que solo planean jugar un rato, es el punto culminante para graduarte de la escuela de cucks.
Olviden esa mierda del síndrome de competencia por fertilizar a una mujer. Si dejas que tu mujer se acueste con otro, mereces tener todas las humillaciones que te puedan lanzar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s